Un millón de muertos, y lo peor aún está por venir

Cientos de millones de desempleados, familias separadas, y más de un millón de vidas. ¿Qué es lo que viene?

Desde su explosiva aparición en China, la catástrofe de abril en Nueva York, y hasta la más reciente “segunda ola” en India y Europa, el COVID-19 ha dejado como rastro un retroceso económico más profundo que cualquier crisis, cientos de millones de desempleados, familias separadas, y más de un millón de vidas.

Los subsidios no han sido suficientes, muchos se vieron obligados a volver a trabajar y arriesgar la vida para mantener a sus familias. Las segundas olas han llegado antes que las vacunas, y en algunas partes del mundo esto se combina con la llegada del invierno. Hoy Francia declaró cuarentena total otra vez, siguiendo a España… ¿quién sigue?

El sufrimiento y la desesperación son enormes y aún no vemos una salida.

Han tratado de calmarnos prometiéndonos una “vacuna express”, que debió estar lista hace meses. Y era lo esperable, las vacunas son un tema tremendamente complejo, costoso y normalmente tardan años en desarrollar. Al día de hoy los científicos están probando casi 50 vacunas en pruebas clínicas con humanos, y al menos 80 vacunas pre-clínicas están en proceso de investigación en animales (según el New York Times al 27 de Octubre de 2020).

No soy experto en salud pública ni epidemiología, pero al igual que muchos, en este encierro he tenido mucho tiempo para leer y aprender (… y ver muchas películas de pandemias y virus súper contagiosos en Netflix). Uno que me llamó la atención apareció en mayo y se llama “Como sobrevivir una Pandemia“. Este explica que la historia de todos las grandes epidemias de la historia, como la tuberculosis, la gripe aviar, el VIH y hasta el coronavirus tienen un origen común: la interacción de los humanos con animales. El Dr. Michael Greger, autor del libro, incluso se aventura a decir que la próxima pandemia tendrá origen en las granjas de pollos y que podría llegar a costarle la vida a una de cada dos personas.

Todo esto me hace pensar que lo peor aún está por venir.

Yo no estoy pensando solamente en esta pandemia o la siguiente. Bill Gates predijo el coronavirus en su TED Talk del 2015 “¿La próxima epidemia? No estamos listos”, y recientemente, en agosto de 2020, vaticinó que si no hacemos algo al respecto en algunos años el cambio climático tomará 5 veces más vidas que el coronavirus.

¿Cuál va a ser la próxima catástrofe? ¿Qué vamos a hacer para evitarla?

Oficinas? Gracias Coronavirus!

Últimamente he recibido muchas preguntas respecto a nuestro plan de vuelta a la oficina cuando acaben las restricciones sanitarias…

Hace un tiempo escribí un post reflexionando en el desafío de conservar la cultura de una empresa que crece. En ese post comenté de las políticas de contratación, compartir valores, logros y contribuciones del equipo, aumento de la comunicación y un tiempo después siguiendo la misma línea escribí un post para explicar nuestro método nerd para determinar el layout (quien se sienta junto a quién) en la oficina de Acid Labs.

Si bien, aún pienso que nada reemplaza la interacción social, debo reconocer que estoy impresionado del tremendo trabajo que siguen haciendo muchas empresas sin tener oficinas. Y en línea con eso no me sorprende leer en las noticias que Google y Facebook han comunicado que no volverán a sus oficinas hasta 2021. A veces estas noticias suenan un tanto lejanas, pero se hizo muy real cuando recibí un email de nuestro encargado de personas de Acid Labs:

Durante estos meses, cada uno de ustedes ha demostrado que no hay distancia que limite sus ganas y profesionalismo. Por eso, agradecemos el esfuerzo que realizan y les pedimos continuar de esta manera, para poder seguir brindando un servicio de calidad, pero también, aprovechando la ventaja que aporta esta modalidad para disfrutar de mayor cantidad y calidad de tiempo junto a sus familias y seres queridos.

Así, comunicamos formalmente que no estaremos retornando a las oficinas de ACID LABS, por lo menos, hasta el 2021! 

Human Capital Manager, Acid Labs

Por supuesto el coronavirus ha sido terrible y ha causado mucho sufrimiento, pero viendo el lado positivo hoy pienso que ya muchos han demostrado que se puede rendir igual o incluso más sin salir de casa. El trabajo en las oficinas será opcional, cada vez más flexible (al menos para industrias como la tecnología).

Anuncio: ¿te interesa una oportunidad laboral en Acid Labs? ¡click aquí!

No es que yo sea asocial, pero el trabajo remoto tiene cientos de externalidades positivas. A mi personalmente me encanta pasar menos tiempo yendo de la casa a la oficina, me carga el tráfico. Y me imagino que eso contribuye a que existan menos accidentes, menos contaminación, y otros relacionados, no? Me encanta tener más libertad para pasar más tiempo con la familia, amigos, descansando si es necesario, comer más saludable (evitar la tentación de la comida cerca de la oficina).

Y ustedes, ¿se quedarían trabajando remoto para siempre?